miércoles, 6 de enero de 2016

El Leitmotiv

Curiosamente hoy hace justo seis años que inauguré, casualmente, este blog. Casualmente también, y tecleando al azar algunos iconos de mi smartphone, esta mañana he dado con la cuenta de correo asociada al blog; todavía la tenía instalada en el móvil... ¡ni me acordaba! Así que leo el email antiguo de una chica que me hizo una solicitud para que la invitara a leer mi web... espacio que permanece bajo llave desde principios de 2015. Entrar en el entorno Blogger ha sido como tomar la olvidada espada láser de Luke Skywalker... de modo que aquí estoy, escribiendo de nuevo un post.  

¿Qué ha hecho la autora todo ese tiempo? disfrutar de mi nuevo proyecto profesional, hacer intercambio lingüístico en cafeterías, engancharme a Spotify, enterarme de lo que es un barítono, pintarme las uñas de rojo, comprar un pintalabios a juego ¡y utilizarlo!, tomar conciencia de la tristeza humana a través de Tinder, descubrir a Krishnamurti, a Sadhuguru... Contratar un seguro privado (definitivamente me hago mayor), viajar sola a Nueva York para volver con un Michael Kors bajo el brazo... Me he aficionado a frecuentar mercadillos de segunda mano buscando gangas: mi última adquisición un góndola rojo que me salió por la mitad, de la mitad de lo que me hubieran pedido en cualquier tienda vintage. También me he matriculado a una Escuela de Negocios de Barcelona -soy una Friki y me encanta estudiar- experiencia que me ha revelado que tengo más en común con un desconocido de ciudad, que con un conocido de toda la vida de mi pueblo. Eso le hace a una plantearse cosas... cosas que están en curso y no vienen al caso, pero está claro que en ciertos momentos una tiene que plantearse cosas. 

Acostumbrarse a estar solter@ es un arma de doble filo: por un lado te hace valiente pero por el otro lado disminuye significativamente tu capacidad de tolerar a otro ser humano a tu lado cuando se excede una cantidad limitada de tiempo. Mi primer viaje a USA sola fue, en cierto modo, "forzado"; el segundo, que fue el pasado setiembre a Nueva York, fui sola porque me dio la real gana. Una vez allí conocí a un chico que me propuso hacer un viaje juntos a California... también le dije que no y recientemente rechacé una invitación para ir a Tokyo... esta vez me lo pensé más pero también dije que no. No quiero que nadie me condicione en lo relativo a fechas, actividades, idas, vueltas, dónde comer, dónde dormir, qué hacer.... Sabes que conocerás a gente en el Hostel y en todas partes; la compañía nunca te falta, al contrario. Para daros un ejemplo de la cantidad de gente que corre sola por ahí, os diré que conocí a un chico en el Empire State quién iba solo también. Mi compañero de habitación era un Francés bastante tacaño y no quiso pagar los no sé cuántos dólares que costaba llegar hasta el mirador, así que pasé de él y subí sola, bueno... más que sola con un rebaño de asiáticos y es que en la Gran Manzana es todo muy peliculero. Pues eso, que conocí a un chico que venía de Pennsylvania para pasar el día en Manhattan, y como yo necesitaba a alguien que me echara fotos (estar todo el día con selfies y pidiendo fotografías es bastante cansino) pues le invité a compartir el sábado juntos. Tampoco simpatizaba con al idea de cruzar Chinatown a pie y llegar hasta Brooklyn sola, creo que a él también le apetecía algo de compañía pues salía de un divorcio complicado y tal, lamentablemente ya me estoy familiarizando con estos entornos emocionales. A pesar de ello me parecía muy romántico conocer a un hombre en lo alto del Empire State Building: Algo para recordar, Tú y yo...  (Nota mental: la próxima vez que decida relacionar el Empire State con alguna peli, mejor pensar en King Kong). 

Sea como sea, es importante vivir el momento aunque eso suponga lidiar con la cara más hostil de la sociedad de vez en cuando, rollo: encuentras a tu amiga de la infancia en el súper con su hijo número mil y te dice ¿y tú para cuándo? Lo peor es que quizás tenga razón ¿a qué edad hay que empezar a plantearse la maternidad de forma individual? ¿hasta cuándo me lo puedo pensar?  Así que cortas la conversación por lo sano y retomas la misión compraralgoparacenarrápidoyquenoengorde. Con las pijadas que llevas en el carrito: que si yogures y productos de proximidad, la verdurita ecológica, la quinoa y el Yogi Tea... ¿no se ha dado cuenta que no hay hombre a la vista? 
Un sueldo aceptable también se convierte en una grosse merde cuando no se puede dividir en dos: alquiler, luz, agua, gas, internet, ¡el Netflix! ¿A ningún empresario inmobiliario se le ha ocurrido pensar en nosotros? Si KLM es capaz de proporcionarte el mejor asiento cuando viajas sola, ¿a nadie se le ha interesado crear espacios acogedores, cómodos y económicos para los que queramos vivir solos? No hace falta que sean como el apartamento de Tom Hansen, el más increíble de toda la historia del cine... pero estaría bien que existieran espacios pensando un poquitín en los que ya estamos mayorcitos para compartir piso ¿no? estaría bien que existieran iniciativas más allá de vender la Piña a mitades en el supermercado para adaptarlas a las porciones singles. 
Como decía y más allá de lo que el mundo entero pueda conspirar entorno a un sujeto en situación impar, reconozco que me encuentro en un momento en el que ya no sé si se me ha acabado la paciencia, si percibo a todo el mundo traumado o enquistado en relaciones pasadas, si me he vuelto demasiado exigente, maniática o perezosa con según qué... que si me he acomodado demasiado... Percibo a los solteros confusos: no saben lo que quieren, no saben dónde ir o qué hacer con sus vidas... algunos son contradictorios, otros pretenden descargar sobre ti el rechazo de su ex... y cuando no ocurre nada de todo eso, suele entrar en juego mi egoísmo inconformista junto con mi detector de defectos para elevarlos a la enésima potencia y decir Na...  Supongo que al final es un poco de todo. 



Hay un libro muy bueno, es de Beigbeder, que dice: "Estar solo se ha convertido en una enfermedad vergonzosa. ¿Por qué todo el mundo huye de la soledad? Porque obliga a pensar. En nuestros días, Descartes ya no escribiría "Pienso, luego existo". Diría: "Estoy solo, luego pienso". Nadie desea la soledad porque te deja demasiado tiempo para pensar. No obstante, cuando más piensa uno, más inteligente es, o sea, más triste." Creo que es verdad pero se ha pasado de dramático: cuando tienes tiempo para ti piensas, tomas conciencia y te das cuenta de cosas.... al principio asusta y la experiencia resulta un tanto tediosa, pero con el tiempo empiezas a curiosear, de modo que descubres que Beethoven era sordo, te enteras de quién es Ruby Sparks, observas qué han hecho con sus vidas tus amistades, la gente de tu entorno, de lo que hablan, de lo que les interesa.... puede que entres en Amazon y te compres alguna pijada en forma de botas de agua pero luego regresas y te das cuenta de lo interesante que es la Libertad de Krishnamurti o la importancia de sentirse realizado a nivel personal y profesional. Con el tiempo tus amigos que tanto "sabían" ha resultado que no "sabían" tanto, que los que defendían ideales y parecían ser auténticos se han quedado estancados, acomodados... ya no tienen cosas interesantes que decir. Tus amigas se separan y en tus visitas para darles la charla, descubres el 50 Sombras en su sofá y piensas Madre mía... Descubres que la gente se separa, se junta....  aunque personas distintas, todos hacen lo mismo: cada uno para su lado, luego vuelven, luego es confuso, luego se tiran los platos por la cabeza, luego amigos, luego se matan.... hasta que uno de los dos encuentra a otro, a los dos días se van a vivir juntos y aquí se acaba la historia. Lo más extraño de todo es que una servidora se limita a asistir a su trabajo estable todos los días, a ir al gimnasio, a salir en bici... de vez en cuando hago un viaje transoceánico en plan independiente par conocer gente, practicar el inglés, salir de la zona de confort y esas cosas.... no salgo por las noches, me gusta el This is Opera, estudio un postgrado .... ¡y la inadaptada soy yo!


Y no, yo no veo un sombrero pero sé que hay otros que tampoco lo ven. 

¡Feliz año!











10 comentarios:

  1. Hola querida Pandora!
    Me gusta volver a leerte :)

    Sabes, yo veo un sombrero, pero sé que debajo puede haber hasta un elefante.

    Un beso grande-grande

    ResponderEliminar
  2. Feliz año, Pandora. Casualmente hoy he tecleado tu blog. Y veo que vuelves a darle vidilla. Me alegro.
    J.

    ResponderEliminar
  3. Me alegro de que hayas vuelto!!
    Otra soltera empedernida a punto de dar a luz y tan feliz! ;)

    ResponderEliminar
  4. Gracias a todos!! no sé si tendrá continuidad pues no estoy muy puesta en temas de amoríos y ¿de qué voy a hablar en un blog de solteras?

    Veremos....

    Un beso a todos y gracias por volver ;)

    ResponderEliminar
  5. Feliz año y encantada de leerte de nuevo.
    Me alegra que tengas buenos proyectos y que estés feliz.Respecto a tu comentario de que vas a escribir en un blog de solteras aparte de amoríos pues de muchas cosas cómo has hecho en esta entrada jajaja
    El tema de gastos a nivel soltero es un tema que da para mucho :-) podrías explayarte más con ello ;-)
    Un beso.

    ResponderEliminar
  6. Hola!! Recién llegada a tu blog y muy identificada con el post. Siempre había tenido cierta sensación de que "aunque personas distintas, todos hacen lo mismo", quizás ahora soy mucho más consciente de ello. Como soltera reciente y persona "muy a mi manera" me preocupa un poco esa pereza/superexigencia y quizás escasa capacidad de tolerar a otros: no tanto por miedo a quedarme sola, como porque me hace feliz compartir alegrías/momentos con gente a la que quiero, y entre ser poco sociable y poner el listón muy alto pues me limito en ese aspecto (no me refiero solo a pareja, en general hay poca gente auténtica, o yo no la sé encontrar).

    En cualquier caso: que de qué vas a hablar en un blog de solteras? Es TU blog de solteras!! De lo que te dé la gana, faltaría más!! Además estar soltera no es sólo amoríos y ligoteos, no jorobes. A mí por ejemplo me gustaría saber qué alegrías y satisfacciones ofrece la vida a un "sujeto en situación impar", ilusiones y pequeños placeres del día a día, grandes y pequeños debates morales, dudas existenciales, cagadas más o menos cómicas, lecciones de la vida, qué cosas plantearse en qué momentos (otra de pueblo)... al margen de rolletes temporales insustanciales (aunque agradables supongo) y lejos del ritual rimmel-tacón-pub-ligue, que tampoco me va. Me encanta cómo dices las cosas, y aun sin conocerte de nada te tengo como cierto cariño. Todavía tengo casi tooodo tu blog para leer, jeje, pero a modo petición: déjanos saber de vez en cuándo cómo te va, cuéntanos tus nuevas inquietudes, avances, retrocesos... leerte resulta a la vez un alivio y una inspiración.

    Gracias por todo lo ya compartido Pandora, y ojalá decidas continuar, muy feliz año! :)

    ResponderEliminar
  7. Hola Pandora. El final del último párrafo me ha sugerido pensamientos que tengo en la cabeza a menudo. Gente que pasa momentos complicados en sus relaciones, pero acaba encontrando y fin de la historia. Eso es lo que acostumbra a pasar y lo que quieren decir los/as amigos/as y conocidos cuando te dicen "ya encontrarás a alguien" (porque es algo que ocurre de manera natural en la vida). Yo lo he visto sólo en los demás. Lo curioso es que, como tú, llevo una vida muy normal, entre trabajo, estudios y actividades, pero... Extrañamente, este contexto de normalidad no me da ninguna oportunidad de establecer relaciones. M.

    ResponderEliminar
  8. Hola! Cuentas muchas cosas aquí y es imposible referirse a todas. Me he sentido identificada contigo en algunos puntos, como en el hecho de que la vida parece no estar montada para los que están solos. Es curioso: tanta historia con independizarse y luego resulta que no es cuestión de edad, sino de tener a otra "familia" en la que meterse. A no ser que seas un privilegiado con un buen sueldo o te pases la vida compartiendo piso con gente a la que no conoces. También sorprende que esto todo montado así cuando las relaciones informales están a la orden del día. Por último, sorprende, como leo en tu texto, que personas que tengan trabajo, estudios y hagan actividades, que lleven una vida normal, no encuentren un proyecto de vida afectivo. Pero es así. Esos tópicos de "si no encuentras una relación es porque sólo buscas en discotecas" o "para tener una relación estable antes debes tener una vida estable" no valen. No tiene nada que ver. Ni siquiera en contextos que llamamos "normales" y habituales (clases, trabajo) uno se libra de los planteamientos de "follaamigos". Lo normal, qué es?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo normal no es siempre lo más frecuente :)

      Eliminar
  9. Me encanta tu reflexión final sobre estar solo... todos deberíamos acostumbrarnos y hacerle frente a eso. Un besito!

    ResponderEliminar

Bienvenidos

Follow by Email

Seguidores

Con la tecnología de Blogger.